3 maneras de recordar lo que se supone que debes hacer

3 maneras de recordar lo que se supone que debes hacer

¿Cuántas veces en el día olvidas llevar a cabo una acción que sabías que tenías que completar? Siguiendo tu rutina matutina, ¿alguna vez piensas que tienes el café en marcha solo para descubrir después de haber tomado tu ducha que la olla todavía está allí, fría y descuidada? ¿Qué tal el momento en que prometiste llamar a tu mejor amigo para decidir dónde reunirse para almorzar solo para darte cuenta a las 2 p.m. de que se te olvido llamarle?Aunque generalmente se piensa que la memoria se aplica a eventos pasados, una variante llamada «memoria prospectiva» (MP) se aplica a acciones futuras. tu mente puede disparar hacia atrás cuando intentas recordar si realmente apagaste las luces antes de salir de tu casa por el día. Sin embargo, también se dispara hacia adelante antes de salir de tu casa cuando hace el voto de presionar el interruptor de apagado antes de que tu pie cruce el umbral.Lo que pasa con la memoria prospectivaLo que hace que la MP sea un fenómeno tan extraño dentro de la psicología de la memoria es su calidad orientada hacia adelante. La MP también tiene implicaciones significativas para la calidad de su vida cotidiana. Es preocupante olvidar un evento de tu pasado, especialmente si estás tratando de recordar si hiciste lo que pretendías hacer (como en el ejemplo del café). Sin embargo, no solo es preocupante sino potencialmente dañino olvidarse de llevar a cabo una acción en el futuro. Su factura de electricidad sufrirá si deja constantemente las luces encendidas después de apagarse, pero, lo que es peor, podría perder a sus amigos si demuestra crónicamente lo poco confiable que es para cumplir las promesas.Según una nueva investigación realizada por Jan Rummel y colegas de la Universidad de Heidelberg (2022), «una parte sustancial de los pensamientos en los que nos involucramos a diario están orientados al futuro … con una cantidad considerable de estos pensamientos futuros relacionados con la planificación y el ensayo de intenciones a corto plazo» (p. 1). Investigaciones anteriores que investigaron cómo usar los pensamientos orientados al futuro identificaron productivamente factores obvios como la importancia de la acción planificada, la conciencia del individuo y la calidad general de la memoria. Sin embargo, estos estudios se quedan cortos porque se realizaron en el contexto artificial de un laboratorio psiquiátrico, no «en la naturaleza», como señalan los autores. Los laboratorios no son lugares ideales para tratar de replicar la miríada de interrupciones entre una intención y un acto que ocurren en la vida cotidiana.Probando la memoria prospectiva en la naturalezaEl equipo de investigación alemán reclutó una muestra comunitaria de 250 adultos (de 18 a 65 años, edad media de 23 años), pidiéndoles que enumeraran sus intenciones para el próximo período de cinco días y luego registraran cuáles de estos habían completado realmente. También probaron la contribución de la personalidad en forma de los rasgos del Modelo de Cinco Factores, la memoria de trabajo y la importancia de la intención. En el sexto día, los participantes informaron si llevaron a cabo su intención y si habían utilizado una ayuda de memoria externa («descarga de intención»).Durante el período de cinco días, los investigadores también probaron si los participantes tenían pensamientos relacionados con sus intenciones futuras presentando estas declaraciones para elegir:

  • Planeé hacer algo en el futuro.
  • Pensé en un plan futuro que había hecho antes.
  • Simulé mentalmente un evento futuro.
  • Me involucré en fantasías sobre cómo puede ser el futuro.
  • Imaginé cómo podría sentirme en una situación futura.
  • Pensé en un problema que podría enfrentar en el futuro.

Se consideró que las personas que eligieron # 1 o # 2 estaban más involucradas en el pensamiento relacionado con la intención en relación con sus pensamientos generales sobre el futuro. Al final resultó que, el 45 por ciento de todos los pensamientos orientados al futuro reportados por los participantes alemanes involucraron la planificación o ensayar sus intenciones. En otras palabras, tratar de recordar una intención futura ocupa un espacio considerable en la mente de las personas.Las 3 claves para recordar tus intencionesLos análisis estadísticos que predijeron la finalización exitosa de la intención dieron apoyo para estos tres, con el fin de:

  1. Importancia de la intención: Cuanto mayor sea el número en una escala de 0 a 100, mayores serán las posibilidades de llevar a cabo la intención. Si percibes que un acto es importante, es probable que lo lleves a cabo.
  2. Uso de ayudas de memoria externa: Una cosa es querer recordar hacer algo, pero si quieres estar seguro, programa un recordatorio que realmente podrás ver y usar. Las cuerdas en el dedo son el viejo cliché de esta ayuda, pero se requiere una mayor especificidad para que la descarga de intención funcione.
  3. Valor social: Este predictor de la MP implica pensar en los demás más que en ti mismo. El bajo valor social se aplica a los actos que solo te benefician a ti, como apagar esas luces, pero el alto valor social significa que no dejarás a tu amigo del almuerzo en la estacada.

Hubo buenas noticias en los factores que no fueron predictivos de la finalización de la intención. Uno era la capacidad de memoria de trabajo. Parece como si pudieras tener una mala memoria y aún así recordar llevar a cabo tus intenciones.La personalidad también jugó un papel mínimo, y no exactamente de la manera que los autores predijeron. Las personas con alta conciencia eran más propensas a llevar a cabo sus intenciones, pero la apertura de la personalidad a la experiencia, o el disfrute de pensamientos e ideas, no lo era. Las personas a las que les gusta incursionar en la actividad de la mente aparentemente no disfrutan de ningún beneficio especial cuando se trata de recordar llevar a cabo sus planes futuros.También fue sorprendente el hecho de que los pensamientos futuros relacionados con la intención no fueron fuertemente predictivos de la finalización de la intención, pero los autores razonaron que pueden haber subestimado este efecto. Al tener en cuenta otros factores, concluyeron que, después de todo, existe «un valor adaptativo de los pensamientos futuros relacionados con la intención» (p. 11).En resumen, las tres claves para seguir adelante con sus intenciones parecen valer la pena ponerlas en práctica la próxima vez que tengas una obligación importante que completar. Por lo tanto, cumplir con esas intenciones puede ser la clave para cumplir tus objetivos, especialmente aquellos que más valoras.Fuente: Psychology TodayReferencia: Rummel, J., Snijder, J.-P., & Kvavilashvili, L. (2022). Prospective memories in the wild: Predicting memory for intentions in natural environments. Memory & Cognition. https://doi.org/10.3758/s13421-022-01379-y

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


The reCAPTCHA verification period has expired. Please reload the page.