Proyecto Cenicienta: El derecho a verte en el espejo y gustarte lo que ves

Proyecto Cenicienta: El derecho a verte en el espejo y gustarte lo que ves

Una mujer a la que le acaban de extirpar uno de sus senos por completo, lo que la deja para siempre con una gran cicatriz en la mitad del pecho, podría estar muy satisfecha con el resultado. Si esta era su única opción, obviamente lo que más le importa es librarse de la enfermedad.

Pero para otra, que se ha sometido a una cirugía mamaria más avanzada, igualmente exitosa en términos clínicos, pero también más conservadora y reconstructiva, podría, por otro lado, encontrar su nuevo aspecto muy insatisfactorio a pesar de los resultados estéticos de la cirugía. impecable.

Cada vez que se mira en el espejo odia lo que ve, lo que añade más angustia a la ya asociada a la propia enfermedad. Esto puede parecer paradójico, pero en realidad hay casos como estos.

Ahora, un proyecto bautizado como Cenicienta se plantea recibir cinco millones de euros de la Comisión Europea durante los próximos cuatro años, para conseguir que la valoración estética de los resultados de las cirugías de cáncer de mama nunca sea tan subjetiva o irreal como las dos referidas anteriormente.

Las condiciones están dadas para que eso sea una realidad, cree Maria João Cardoso, coordinadora del proyecto Cenicienta, mejorando radicalmente la satisfacción –y la relación con su cuerpo– de las mujeres que han sido sometidas a cirugía de cáncer de mama.

Hace algunas décadas, los cirujanos preferían pecar de precavidos extirpando toda la mama afectada (la llamada mastectomía), desde entonces los avances en oncología mamaria han cambiado radicalmente el tratamiento quirúrgico del cáncer de mama.

“Hace veinte años, dice Maria João Cardoso, cirujana principal de la Unidad de Mama de la Fundación Champalimaud, en Lisboa, “se estableció que extirpar toda la mama o simplemente ablacionar localmente el tumor y luego hacer radioterapia, la llamada cirugía conservadora, conduce a los mismos resultados en términos de supervivencia”.

Desde entonces, en la gran mayoría de los casos, dejó de ser necesario extirpar toda la mama y, más recientemente, se hizo posible introducir elementos de cirugía plástica para crear una “cirugía oncoplástica”.

Es decir, se empezaron a utilizar tejidos de la propia paciente para rellenar los defectos causados ​​por la extirpación del tumor cuando las mamas eran pequeñas y el vacío sería demasiado visible, y se propuso la reducción de la mama sana para compensar la asimetría volumétrica provocada. por la cirugía en senos más grandes.

Para Maria João Cardoso, los aspectos estéticos de la cirugía del cáncer de mama ya no podían ser ignorados. Como cuestión de salud psicológica y calidad de vida de los pacientes, era importante tenerlos en cuenta. Había llegado el momento de hablar de belleza con los pacientes.

En realidad, no hay razón para que las mujeres que sobreviven al cáncer de mama no puedan tomar una decisión informada sobre la cirugía que mejor preservará, e incluso mejorará, su imagen corporal.

Pero lo cierto es que la calidad estética resultante de los diferentes abordajes quirúrgicos puede variar de un paciente a otro. Entonces, al mismo tiempo, la posibilidad de elegir entre una panoplia de cirugías hace que la elección sea más difícil.

¿Por qué? “Porque aún no existen criterios objetivos para predecir los resultados estéticos de cada tipo de cirugía para cada paciente”, dice Maria João Cardoso. “La elección termina siendo del cirujano y se impone a la paciente, quien ante una serie de posibles opciones quirúrgicas, duda y muchas veces se siente confundida acerca de qué tipo de cirugía le brindará los mejores resultados estéticos en su propio caso.”  

Maria João Cardoso lleva años tratando de objetivar esas opiniones estéticas subjetivas (no sólo de los pacientes, sino muy a menudo también de los médicos), que pueden variar tanto como en los ejemplos mencionados anteriormente.

Su idea es automatizar por completo el proceso que predecirá los resultados estéticos de las cirugías de cáncer de mama y mostrar los resultados probables a las pacientes antes de la intervención -de forma virtual- para facilitar su elección.

Maria João Cardoso cree firmemente que eso es posible, y que no solo conducirá efectivamente a los mejores resultados posibles, sino también a predicciones más realistas, evitando así expectativas demasiado bajas o demasiado altas por parte de los pacientes.

Fuente: Centro Champalimaud para lo Desconocido

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.