Suprimir pensamientos negativos mejora el bienestar mental

Suprimir pensamientos negativos mejora el bienestar mental

Un estudio reciente cuestionó la sabiduría convencional de que suprimir los pensamientos negativos es perjudicial para nuestra salud mental. Los hallazgos, publicados en Science Advances, sugieren que tratar activamente de alejar los miedos y las ansiedades puede, bajo ciertas condiciones, reducir su intensidad y hacerlos menos preocupantes, lo que conduce a mejoras en el bienestar mental.

La investigación se inició para abordar el antiguo debate sobre la eficacia de la supresión del pensamiento. Las teorías psicológicas tradicionales, basadas en conceptos freudianos y perspectivas cognitivas modernas, sugieren que tratar de suprimir los pensamientos puede en realidad hacerlos más persistentes, lo que lleva a un aumento de la angustia emocional.

Este punto de vista contrasta con la evidencia neurobiológica que indica que la supresión del pensamiento puede ser beneficiosa, ayudando a la resiliencia contra los trastornos de estrés como el trastorno de estrés postraumático y reduciendo la ansiedad. La falta de estudios experimentales, debido a preocupaciones éticas sobre riesgos potenciales, dejó una brecha en la evidencia directa sobre cómo la supresión del pensamiento afecta la salud mental.

«Todos estamos familiarizados con la idea freudiana de que si suprimimos nuestros sentimientos o pensamientos, estos pensamientos permanecen en nuestro inconsciente, influyendo perniciosamente en nuestro comportamiento y bienestar», dijo el autor del estudio Michael Anderson, jefe del Grupo de Investigación de la Memoria en el Unidad de Ciencias del Cerebro y Cognición del MRC en Cambridge.

“El objetivo de la psicoterapia es sacar a la luz estos pensamientos para poder lidiar con ellos y robarles su poder. En años más recientes, nos han dicho que reprimir los pensamientos es intrínsecamente ineficaz y que, en realidad, hace que las personas piensen más en el pensamiento; es la idea clásica de ‘No pienses en un elefante rosa’”.

El estudio incluyó a 120 adultos de 16 países. Estos individuos fueron reclutados a través de varios canales, incluidos anuncios en línea y paneles de participantes, y fueron evaluados según criterios de exclusión específicos, como antecedentes de trastornos de atención o falta de fluidez en inglés. Para dar cabida a la participación internacional durante la pandemia de COVID-19, todo el estudio se realizó en línea a través de plataformas de videoconferencia como Zoom y Skype.

Luego, estos participantes se dividieron aleatoriamente en dos grupos principales según el tipo de pensamientos que debían suprimir: eventos negativos (miedos y preocupaciones) o neutrales. Esta división primaria creó la base para examinar los efectos de la supresión del pensamiento en diferentes tipos de contenido mental.

Para agregar profundidad a su análisis, los investigadores categorizaron a los participantes en subgrupos encargados de imaginar eventos futuros positivos o neutrales. Esta segmentación permitió al equipo explorar cómo la supresión de ciertos pensamientos interactúa con la imaginación de otros, afectando potencialmente los resultados de salud mental.

Luego se guio a los participantes para que generaran 76 eventos futuros categorizados como negativos, positivos o neutrales. Estos acontecimientos tenían que ser personales, vívidamente imaginados y plausibles dentro de los dos años siguientes. Para cada evento, los participantes proporcionaron una palabra clave y un detalle clave, que luego serviría como ayuda en los ejercicios de supresión y recuerdo.

Tras la generación de los eventos, el estudio se embarcó en un procedimiento de formación que duró cinco días y culminó con una serie de pruebas y una sesión de seguimiento tres meses después. El núcleo del estudio involucró ejercicios guiados en los que los participantes practicaron suprimir o mejorar los pensamientos de los eventos generados.

Para las pruebas de No-Imagine, los participantes encontraron una palabra clave vinculada a un evento previamente identificado. Inicialmente debían reconocer y considerar brevemente el evento correspondiente internamente. Posteriormente, mientras mantenían la atención en la señal, se les indicó que detuvieran activamente cualquier contemplación adicional sobre el evento.

Los participantes no debían desviar su atención con pensamientos no relacionados ni participar en imágenes mentales del evento. En cambio, su objetivo era evitar que se formaran pensamientos o visualizaciones desencadenadas por la señal. Dentro de esta configuración, un grupo de participantes trabajó en la supresión de pensamientos relacionados con sus eventos negativos, mientras que el otro grupo se concentró en eventos neutrales.

Los investigadores descubrieron que los participantes que se sometieron a un entrenamiento de supresión de pensamientos pudieron disminuir con éxito el recuerdo de pensamientos reprimidos, un fenómeno conocido como olvido inducido por supresión. Este efecto se observó tanto para los pensamientos negativos como para los neutrales, lo que indica que el acto de suprimir los pensamientos puede hacerlos menos accesibles a la memoria.

Contrariamente a las preocupaciones de que la supresión de pensamientos podría conducir a un aumento paradójico en su frecuencia o intensidad (un fenómeno citado a menudo en la literatura psicológica), el estudio no encontró evidencia de tales efectos de rebote. En cambio, los pensamientos reprimidos se volvieron menos vívidos y menos cargados emocionalmente, tanto inmediatamente después del entrenamiento como a largo plazo.

«Lo que encontramos va en contra de la narrativa aceptada», dijo Anderson. «Aunque se necesitará más trabajo para confirmar los hallazgos, parece que es posible e incluso podría ser potencialmente beneficioso suprimir activamente nuestros pensamientos de miedo».

Uno de los hallazgos más significativos fue la mejora en varios índices de salud mental después del entrenamiento de supresión. Los participantes informaron reducciones en la ansiedad, la depresión y el afecto negativo inmediatamente después de completar las sesiones de capacitación.

«Estaba muy claro que los eventos que los participantes practicaron reprimir eran menos vívidos, provocaban menos ansiedad emocional que los otros eventos y que, en general, los participantes mejoraron en términos de su salud mental», explicó la coautora Zulkayda Mamat. «Pero vimos el mayor efecto entre los participantes a los que se les dio práctica para suprimir los pensamientos temerosos, en lugar de los neutrales».

Estos beneficios fueron particularmente pronunciados para las personas con niveles iniciales más altos de ansiedad y para aquellos que experimentan estrés postraumático relacionado con la pandemia, lo que sugiere que la supresión del pensamiento puede ser especialmente útil para las personas con mayor vulnerabilidad al estrés y los trastornos emocionales.

El estudio también observó que algunas de estas mejoras en la salud mental, en particular la reducción de los síntomas depresivos, persistieron hasta tres meses después del entrenamiento.

Si bien los hallazgos son prometedores, los investigadores reconocen las limitaciones de su estudio. Es posible que la naturaleza en línea de la capacitación y las medidas de autoinforme utilizadas para evaluar los resultados de salud mental no capturen toda la complejidad de la supresión del pensamiento y sus efectos. Finalmente, se pidió a los participantes que suprimieran los pensamientos negativos relacionados con eventos hipotéticos, lo que puede limitar la generalización de los resultados a contextos clínicos.

Se alienta a futuras investigaciones a explorar los mecanismos subyacentes a los beneficios potenciales de la supresión del pensamiento, determinar las condiciones y duraciones óptimas para el entrenamiento de supresión e investigar los impactos a largo plazo en la salud mental.

«Este estudio desafía un consenso ampliamente aceptado en la comunidad terapéutica de que suprimir los pensamientos negativos es perjudicial», dijo María Cantero-García, profesora de psicología de la Universidad a Distancia de Madrid, que no participó en el estudio, en una entrevista con el Centro de Medios Científicos.

“Si bien la idea de que la represión es contraproducente ha sido un dogma, esta investigación sugiere que la realidad puede tener más matices y destaca que no siempre conduce a resultados negativos. Esto parece estar relacionado en parte con el enfoque adoptado por las terapias de tercera generación, como la terapia de aceptación y compromiso (ACT), la terapia basada en la atención plena (MBCT) y la terapia dialéctica conductual (DBT), que tienen enfoques particulares para la supresión del pensamiento”.

«Sin embargo, es importante señalar algunas limitaciones», señaló Cantero-García. “Es posible que el estudio no aborde todas las situaciones y matices, y que sus hallazgos no se apliquen de manera uniforme a todos los individuos o contextos terapéuticos. Además, se necesita más investigación para comprender completamente las implicaciones de estos resultados”.

“En términos del impacto en las personas que reciben psicoterapia, este estudio podría proporcionar a los terapeutas una comprensión más equilibrada de la supresión de pensamientos negativos. Podría ofrecer herramientas adicionales para ayudar a las personas a abordar sus pensamientos de forma eficaz, siempre teniendo en cuenta las circunstancias y el contexto. Sin embargo, es esencial que los terapeutas continúen evaluando cada situación individualmente y consideren las limitaciones y la complejidad de este tema en su práctica clínica”.

Fuente: Science Advances

Articulo original: Titulo: “Improving mental health by training the suppression of unwanted thoughts”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *