Por qué es importante dar gracias en tus relaciones interpersonales

Por qué es importante dar gracias en tus relaciones interpersonales

En las relaciones a largo plazo, es muy fácil minimizar la importancia de la gratitud. La interacción constante de dar y recibir significa que la necesidad de decir gracias realmente no parece tan importante.

Por la mañana, pasas por la farmacia para recoger las recetas de tu pareja, y más tarde en el día, tu pareja prepara la cena. Tu pareja no comenta que esta agradecido(a) por ir a la farmacia, y no le haces saber a tu pareja cuánto disfrutaste de su cocina. ¿Por qué deberías hacerlo? ¿No se entiende que las personas hacen cosas el uno por el otro en una relación?

Según una nueva investigación realizada por Nathan Wood y colegas de la Universidad de Kentucky (2022), es precisamente la necesidad de expresar gratitud hacia tu pareja lo que puede fomentar la fortaleza de tu relación. En lugar de ser la última persona en el mundo a la que debes agradecer, tu pareja es la más importante para reconocer cuando te ayuda, incluso si esa ayuda no parece tan significativa.

El modelo de relaciones sólidas

Wood proponen que la gratitud es importante para una relación no solo porque fomenta sentimientos positivos entre los socios, sino también porque reconoce la importancia de su pareja como «persona». En el Modelo de Relación Fuerte (MRF), el marco subyacente de la investigación, cuando reconoces lo que tu pareja hace por ti, esto refuerza la idea de que tu pareja es más que un objeto, no solo alguien que está allí para satisfacer tus propias necesidades y deseos.

Contrarrestando esta visión «instrumental» de tu pareja como alguien que sirve como un medio para un fin, la visión «relacional» defendida por el MRF sugiere que en su lugar reconozca cuánto sirve realmente su pareja para definir su propio sentido de sí mismo. En sus palabras, «el yo, o ‘yo’, sólo es posible dentro de un contexto relacional y continúa siendo relacional a lo largo del tiempo» (p. 3).

Puede ser más habitual, particularmente en una sociedad que valora la individualidad, que las personas se preocupen por «perderse» en su relación. «La individuación», señalan los autores, lleva a los individuos a ponerse a sí mismos primero y su relación en segundo lugar.

Si todo esto tiene sentido para usted hasta ahora, su siguiente pregunta podría ser preguntarse dónde encaja la gratitud en el MRF. Aquí es donde el segundo punto principal de los autores se vuelve relevante.

Al introducir el concepto de «capacidad de respuesta ética», Wood citan trabajos previos para afirmar que «como seres interdependientes y relacionales, tenemos obligaciones éticas inherentes entre nosotros» (p. 3). Fundamental para el afrontamiento diádico, o la capacidad de una pareja para lidiar con el estrés, es la idea de que los socios realmente se cuidan y se apoyan mutuamente. Ver a la pareja no en el sentido «yo-eso» sino en el sentido «yo-tú» (es decir, desde un punto de vista relacional) significa que, cuando las fichas estuvieran abajo, te sentirías tan responsable de ayudarlos como lo harías por ti mismo. Expresar gratitud ayuda a aliviar el estrés de su pareja dentro del contexto de una acción receptiva.

Prueba del modelo de relación fuerte

Todos estos componentes del MRF forman un sistema en el que la capacidad de respuesta ética se convierte en el proceso que vincula el estrés con la calidad de la relación. Cuando las parejas actúan de manera éticamente receptiva, toman las acciones responsables de expresar gratitud, apoyo, amabilidad y afecto, lo que a su vez promueve la «conectividad relacional» o sentimientos de intimidad, pertenencia y amistad. Las parejas que, en cambio, no responden, operando principalmente por interés propio, considerarán al otro como «una molestia o un medio para sus propios fines» (p. 5).

Utilizando una muestra de más de 1.500 parejas estudiadas durante un período de dos años derivada de un panel original de más de 12.000 parejas alemanas seleccionadas al azar, los autores pidieron a ambos miembros de la pareja que se calificaran a sí mismos según el estrés percibido, la capacidad de respuesta mostrada por sus parejas en momentos de estrés y las percepciones de las acciones responsables tomadas por su pareja. La gratitud se evaluó con las preguntas «¿Con qué frecuencia su pareja muestra que lo aprecia?» y «¿Con qué frecuencia su pareja expresa reconocimiento por lo que ha hecho?»

Al reunir las respuestas de las parejas el equipo de investigación dirigido por U. Kentucky midió la intimidad con la pregunta: «¿Con qué frecuencia comparte sus secretos y sentimientos privados con su pareja?»

Los puntajes en estas preguntas muy simples, derivadas a través del análisis estadístico como indicadores clave, permitieron a Wood y sus coautores probar sus predicciones basadas en el MRF. De acuerdo con el modelo, la capacidad de respuesta ética demostró suavizar el efecto negativo del estrés, que a su vez, predijo puntuaciones más altas de reconocimiento de gratitud. Estas puntuaciones finalmente predijeron una mayor conectividad relacional. Las parejas que percibían a su pareja como un «otro» (no un objeto) tenían una demanda ética más fuerte para cuidar de ellos. A su vez, cuando las parejas creían que eran vistas como un «otro», especialmente cuando estaban estresadas, esto desencadenaba una «cascada protectora» de expresiones de gratitud que a su vez fomentaban sentimientos de intimidad.

Al responder al estrés de tu pareja, entonces, demuestras que estás preocupado por su bienestar, lo que también sirve para reforzar la sensación de que «estamos juntos en esto». La gratitud ayuda a unirte con tu pareja, lo que «fortalece aún más la narrativa relacional» (pp. 13-14).

Poner la gratitud en uso en tu relación

Como puedes ver, incluso una expresión aparentemente insignificante de gratitud, o al menos reconocimiento, tiene efectos potencialmente generalizados en la calidad de su relación. Aunque el estudio de la Universidad de Kentucky examina las cuestiones filosóficas mucho más amplias de identidad y autodefinición, hay implicaciones prácticas definidas de su trabajo. Piensa ahora en esos actos diarios de apoyo que tú y tu pareja muestran el uno hacia el otro. Considera la situación de tu pareja preparando la cena. Podrías comer la comida sin comentarios, o podrías tomar nota de cuánto la disfrutaste como (a) un viejo favorito o (b) algo nuevo. No tienes que exagerar con tu agradecimiento, pero solo haciendo una observación específica, esto muestra tu reconocimiento de los esfuerzos de tu pareja.

Imagina además que tu pareja preparó la cena a pesar de tener una carga de trabajo ocupada durante el día o una noche completa de eventos externos. Razón de más, basada en el MRF, para reconocer cuánto significa esto para ti.

Fuente:

Wood, N. D., Fife, S. T., Parnell, K. J., & Ross, D. B. (2022). Answering the ethical call of the other: A test of the strong relationality model of relationship flourishing. Journal of Marital and Family Therapy. https://doi.org/10.1111/jmft.12614

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *