Tener un propósito en la vida podría alargar tu vida

Tener un propósito en la vida podría alargar tu vida

Tener un propósito claro en la vida podría reducir su riesgo de muerte prematura. Esa es la conclusión de los investigadores que pasaron ocho años rastreando a unos 13,000 estadounidenses mayores de 50 años.

Se encontró que aquellos que consideraban que su vida tenía un propósito particular tenían alrededor de un 15 por ciento de riesgo de muerte por cualquier causa durante el período de seguimiento, halló el nuevo estudio. Esa cifra saltó a casi el 37% entre los participantes con el nivel más bajo de propósito.

«Tener un propósito en la vida se define como el grado en que las personas perciben que sus vidas tienen un sentido de dirección y objetivos», dijo el autor principal, Koichiro Shiba , profesor asistente de epidemiología en la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston.

Y un mayor sentido de propósito se vinculó con un menor riesgo de muerte prematura entre las personas de todas las razas y etnias, anotó.

El vínculo también se observó tanto en hombres como en mujeres, aunque el beneficio protector fue algo más débil entre los hombres, encontraron los investigadores.

Para el estudio, se pidió a los participantes entre 2006 y 2008 que indicaran qué propósito consideraban que tenían sus vidas, según un cuestionario estándar. Luego se clasificaron como de sentido de propósito «bajo», «medio-bajo», «medio-alto» o «alto». Se realizó un seguimiento de las muertes durante los siguientes ocho años.

A medida que aumentaron los niveles de propósito, disminuyó el riesgo de muerte durante ese período, ya sea por accidente cerebrovascular, cáncer, diabetes, presión arterial alta y/o enfermedad pulmonar.

Los investigadores notaron, sin embargo, que varios factores influyeron en el grado en que un individuo informó tener un propósito sólido. Tener más dinero, tener una mejor salud física y mental así como una edad más joven fueron algunos de los propósitos que se informaron al inicio del estudio.

En cuanto a por qué las mujeres parecen beneficiarse más que los hombres de la conexión entre la determinación y la longevidad, Shiba dijo que se necesitarán más estudios.

Pero señaló que, en general, los hombres tienden a estar menos inclinados a buscar atención médica que las mujeres.

El promover un menor estrés y protegerse contra una enfermedad problemática, Shiba sugirió que tener un propósito probablemente impulse a las personas a cuidarse mejor.

Todo lo anterior tiene sentido, según James Maddux , académico principal del Centro para el Avance del Bienestar de la Universidad George Mason en Fairfax, Virginia quien revisó los hallazgos.

«Es probable que las personas que tienen objetivos y planes claros miren hacia el futuro con alguna expectativa y anticipación de lograr algo que sea significativo para ellos», dijo Maddux. «Esto le da a la gente una razón para cuidar su salud física y psicológica, para que eventualmente puedan disfrutar de los frutos de su trabajo».

Tener un propósito también brinda una alternativa diaria a pasar tiempo lamentando el pasado o preocupándose por el futuro, agrego Maddux.

«Las personas que creen que están haciendo un buen progreso en el logro de objetivos importantes son generalmente personas más felices, y sabemos por muchas investigaciones que las personas felices se cuidan mejor que las personas infelices», dijo Maddux.

Señaló que la forma en que los investigadores definían el propósito se basaba en términos generales en tener objetivos y planes claros, sin detalles específicos sobre cuáles podrían ser realmente esos objetivos o planes.

«He visto que otras definiciones incluyen no solo tener metas y planes, sino tener metas y planes que van más allá del interés personal», anotó Maddux, como ayudar a los demás y/o participar política y socialmente.

La buena noticia, dijo Maddux, es que desarrollar metas y planes es algo que la gente puede aprender a hacer.

«Si quiere vivir una vida más larga y saludable, ocúpese de hacer algo que sea importante para usted», instó Maddux.

Los hallazgos aparecen en la edición de noviembre de Preventive Medicine.

Fuente: Universidad de Minnesota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *