Las personas empáticas están en riesgo de compartir los síntomas depresivos de sus parejas

Las personas empáticas están en riesgo de compartir los síntomas depresivos de sus parejas

Las personas que son empáticas tienen más probabilidades de experimentar síntomas depresivos si sus parejas también tienen depresión, según el análisis de datos de dos estudios sobre parejas casadas y cuidadores. Los individuos empáticos con parejas no depresivas generalmente tienen menos síntomas depresivos. Sin embargo, cuando sus parejas muestran altos niveles de depresión, las personas empáticas tienen más probabilidades de experimentar más síntomas depresivos. El estudio fue publicado en Clinical Psychological Science.

La empatía es la capacidad de comprender y compartir sentimientos, pensamientos y experiencias de otra persona. Un individuo empático es capaz de ponerse en la piel de otro sin perder de vista la propia perspectiva. La empatía juega un papel crucial en la construcción y el mantenimiento de conexiones significativas con los demás, fomentando la confianza y promoviendo un sentido de comprensión y apoyo. Es muy importante para la capacidad de ofrecer consuelo, validación y apoyo emocional a las personas en peligro. La empatía también promueve un sentido de pertenencia y compasión en las interacciones interpersonales.

Sin embargo, un creciente cuerpo de investigación indica que la empatía también podría tener consecuencias adversas para la salud mental. Empatizar con los demás puede ser difícil y costoso. También puede conducir a un mayor estrés y emociones negativas para la persona que experimenta empatía.

En línea con esto, se ha encontrado que los problemas de salud mental son más comunes entre los cuidadores, particularmente aquellos que regularmente empatizan con el sufrimiento de otras personas. El fenómeno del trauma secundario y la fatiga por compasión son bien conocidos entre las personas que trabajan en salud mental. Con el tiempo, la exposición constante a relatos traumáticos de otros puede conducir a angustia emocional y psicológica, lo que resulta en síntomas similares a los experimentados por las personas que experimentaron directamente el trauma.

La autora del estudio, Casey L. Brown, y sus colegas querían examinar si los síntomas de depresión y ansiedad de una pareja relacional cercana afectan las asociaciones entre la precisión empática y la salud mental. Los participantes del primer estudio fueron 156 parejas heterosexuales casadas de mediana edad y ancianos en matrimonios a largo plazo. Estuvieron casados durante 31 años en promedio. Los participantes del segundo estudio fueron 102 cuidadores informales de parejas relacionales cercanas con demencia. Fueron reclutados del Centro de Memoria y Envejecimiento de la Universidad de California, San Francisco (UCSF). El 90% de los cuidadores eran cónyuges, y el 10% restante eran parejas no casadas, familiares y amigos.

En el primer estudio, los participantes completaron evaluaciones de síntomas depresivos y de ansiedad (la Lista de verificación de síntomas-90) y una evaluación de la precisión empática. Para evaluar la precisión empática, los investigadores pidieron a cada pareja que tuviera una conversación de 15 minutos sobre un conflicto en curso en su matrimonio. Los investigadores grabaron la conversación.

Varios días después, los participantes regresaron al laboratorio. Los investigadores les mostraron la grabación y les pidieron que primero calificaran la valencia de sus propias emociones mientras veían la grabación usando un dial que pasó de extremadamente negativo a extremadamente positivo. Tuvieron que ajustar constantemente el dial para que representara la valencia e intensidad de sus emociones en el video en ese mismo momento.

Después de eso, calificaron el estado emocional de su pareja de la misma manera. La medida de la precisión empática del participante fue el nivel de acuerdo entre las calificaciones de la emoción de la pareja dadas por la pareja y las calificaciones de esas mismas emociones dadas por el participante. Las grabaciones y la precisión empática se recopilaron en cuatro puntos de tiempo, en el transcurso de 20 años, a partir de 1989.

En el segundo estudio, los cuidadores vieron dos videos de dos parejas heterosexuales casadas diferentes y calificaron las emociones de la persona en el video que estaba marcado por un punto verde. Esto se utilizó para evaluar su precisión empática. Aparte de eso, completaron una evaluación de los síntomas depresivos y de ansiedad (la escala de depresión del Centro de Estudios Epidemiológicos). Los investigadores utilizaron entrevistas clínicas para evaluar los síntomas depresivos y de ansiedad de los receptores de atención, la gravedad de las enfermedades (la Escala de Calificación de Demencia Clínica) y las deficiencias funcionales (La Escala de Actividades Instrumentales de la Vida Diaria de Lawton-Brody).

Los resultados del primer estudio mostraron que los participantes con alta precisión empática cuyas parejas tenían síntomas depresivos altos también tendían a tener síntomas depresivos más altos. Entre estos individuos, la asociación entre la precisión empática y los síntomas depresivos fue positiva. Los participantes con alta precisión empática cuyas parejas tenían síntomas depresivos bajos tendían a tener síntomas depresivos más bajos. En este grupo, la asociación entre la precisión empática y los síntomas depresivos fue negativa. La asociación entre los síntomas depresivos de la pareja y los propios no estuvo presente en los participantes con baja precisión empática. Tales asociaciones no se encontraron para la ansiedad.

Los resultados del segundo estudio confirmaron los hallazgos. Cuando las personas que recibían atención eran altamente depresivas, cuanto más empáticos eran los cuidadores, más síntomas depresivos tenían. Sin embargo, cuando el receptor de la atención no tenía o tenía pocos síntomas depresivos, una mayor precisión empática del cuidador se asoció con síntomas de depresión más bajos. En los cuidadores con baja precisión empática, no hubo asociación entre el receptor de la atención y su propia gravedad de los síntomas depresivos.

«Aunque la precisión empática generalmente se considera beneficiosa para el funcionamiento social y la salud mental, los resultados de los estudios actuales demuestran que una mayor precisión empática está relacionada con una peor salud mental para las personas enredadas en un entorno depresivo. Los hallazgos suenan una nota de advertencia para los investigadores que desarrollan e implementan activamente intervenciones dirigidas a aumentar la precisión empática, porque los individuos con altos niveles de precisión empática podrían ser más propensos a compartir los síntomas depresivos de sus parejas relacionales cercanas», concluyeron los autores del estudio.

El estudio hace una contribución importante a la comprensión científica de las interacciones entre la empatía y la salud mental. Sin embargo, también tiene limitaciones que deben tenerse en cuenta. En particular, el diseño del estudio no permite sacar conclusiones causales de los resultados. Por lo tanto, se desconoce si la empatía conduce al contagio de la depresión o si la depresión reduce el nivel de empatía.

Fuente: Clinical Psychological Science

Articulo original: “Empathic Accuracy and Shared Depressive Symptoms in Close Relationships”, autores: Casey L. Brown, Kevin J. Grimm, Jenna L. Wells, Alice Y. Hua, and Robert W. Levenson.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *