La risa puede comunicar mucho más que el buen humor

La risa puede comunicar mucho más que el buen humor

La risa es un recordatorio cotidiano de que los humanos somos animales. De hecho, cuando se ralentiza la risa grabada, los oyentes no pueden distinguir si el sonido es de una persona o de un animal.

Echamos la cabeza hacia atrás y mostramos los dientes en una sonrisa de mono. A veces nos doblamos y perdemos nuestra capacidad de hablar por un momento, volviendo temporalmente a monos que ululan. Y así como los gritos y aullidos ayudan a fortalecer los lazos en una manada de primates o lobos, la risa nos ayuda a conectarnos con los demás.

La risa es evolutivamente antigua. Conocida como una «señal de juego», la risa de los mamíferos acompaña las interacciones lúdicas para señalar intenciones inofensivas y mantener el juego en marcha. Los chimpancés se ríen. Las ratas se ríen. Los perros se ríen. Quizás hasta los delfines se ríen.

Y la risa es una característica esencial de las interacciones sociales humanas. Nos reímos cuando nos divertimos, por supuesto. Pero también nos reímos por vergüenza, cortesía, nerviosismo y burla.

Para los humanos, la risa se ha expandido desde su función original como una señal de juego para cumplir una variedad de funciones sociales .

La risa suaviza las interacciones sociales

La risa divertida es una respuesta a lo que los estudiosos del humor llaman una “violación benigna”, una situación que podría representar una amenaza pero que la persona que ríe ha llegado a la conclusión de que es segura.

La risa es una forma de comunicar que una interacción es divertida, inofensiva y poco seria. A menudo no es una señal confiable de que una persona se está divirtiendo, aunque las personas a veces se ríen cuando se divierten. Un intercambio incómodo, un malentendido, una broma burlona: todos estos momentos potencialmente incómodos se suavizan con la risa.

La frecuencia con la que una persona se ríe, al menos cuando habla con extraños, es bastante consistente. Algunas personas se ríen y otras no. Con quién estaban hablando no tenía un efecto fuerte. Al menos en nuestra muestra, no había compañeros divertidos que hicieran reír a todos con los que hablaban.

Los investigadores descubrieron que las personas que tendían a reír más disfrutaban menos de las conversaciones. Si disfrutas intrínsecamente hablando con extraños y te sientes cómodo haciéndolo, es posible que no sientas la necesidad de reírte mucho y suavizar la interacción: confías en que va bien.

Por eso, en las conversaciones entre desconocidos, reírse mucho no es señal de disfrute, pero hará que tu pareja se sienta similar a ti. Es más probable que estén de acuerdo en que ustedes dos tienen algo en común, que es un ingrediente clave en la conexión social. Sospecho que la gente toma prestada y transforma la señal de juego de la risa para influir en situaciones que, a primera vista, no tienen nada que ver con el juego.

La risa envía un mensaje

Los humanos tenemos un control notable sobre nuestras voces. No solo podemos hablar, sino que también podemos alterar el significado de nuestras palabras modificando nuestro tono vocal, la ubicación de las vocales, la respiración entrecortada o la nasalidad. Un «hola» entrecortado se convierte en una insinuación coqueta, un «hola» gruñido se convierte en una amenaza y un «hola» en tono alto y al revés se convierte en una pregunta aterradora.

Después de todo, mientras que algunas formas de risa se consideran incontrolables, del tipo que te deja físicamente débil y sin oxígeno, la mayoría de las risas cotidianas están al menos un poco bajo tu control.

Resulta que ya hay muchos estudios que analizan diferentes formas de risa. Aunque sus perspectivas y métodos difieren, los investigadores están de acuerdo en que la risa toma muchas formas acústicas y ocurre en muchas situaciones diferentes.

El enfoque más popular para categorizar las muchas formas de risa es ordenarlas por el estado interno de la persona que se ríe. ¿Es la risa “genuina”, reflejando un verdadero estado positivo? ¿O es el resultado de la vergüenza, el disgusto o la alegría?

La risa es un comportamiento comunicativo. Por lo tanto, deberíamos categorizarlo de acuerdo con la forma en que influye en las personas que escuchan, no en función de cómo se sintió la persona mientras se reía. La palabra “gato” transmite la misma información a un oyente sin importar si el hablante ama o detesta a los felinos. Y el efecto de una risita en un oyente es el mismo independientemente de cómo se sienta la risita, suponiendo que la risita suene igual.

Placentero, tranquilizador o amenazante

Con la naturaleza comunicativa de la risa en mente, los investigadores propusieron que la risa se puede resumir en tres funciones sociales básicas , todas bajo el manto de la diversión.

Primero, hay una risa de recompensa. Este tipo está más claramente relacionado con el papel evolucionado de la risa como señal de juego. Es placentero escuchar y producir, lo que hace que una interacción lúdica sea aún más agradable.

Luego está la risa de afiliación. Transmite el mismo mensaje de inocuidad sin ofrecer una explosión de placer. Las personas pueden usarlo para tranquilizar, apaciguar y calmar. Esta es la risa más común en las conversaciones cotidianas: las personas puntúan su discurso con ella para asegurarse de que no se malinterpreten sus intenciones.

Finalmente, está la risa dominante. Este tipo le da la vuelta al mensaje no serio. Al reírte de alguien, estás transmitiendo que no vale la pena tomarlo en serio.

Los investigadores han identificado propiedades acústicas de la risa que la hacen sonar más gratificante, amistosa o dominante. También descubrieron que las personas cambian la forma en que suena su risa durante las conversaciones que enfatizan esas tres tareas sociales. Los cambios son sutiles porque el contexto (la situación, la relación de las personas, el tema de conversación) contribuye mucho a aclarar el significado de una risa.

No existe tal cosa como una risa falsa. Todas las risas cumplen funciones sociales genuinas, ayudándote a navegar interacciones sociales complejas. Y debido a que te ves y suenas tan tonto mientras lo haces, la risa asegura que nadie se tome a sí mismo demasiado en serio.

Fuente: The Conversation

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *