Los efectos de las vacaciones en tu felicidad

Los efectos de las vacaciones en tu felicidad

Si bien la pandemia de COVID-19 todavía se está cociendo a fuego lento este verano, millones de personas han hecho planes de viaje. Para muchos, este verano marcará su primer viaje en mucho tiempo.

La mayoría de la gente piensa en las vacaciones como un momento para relajarse y descansar. Pero hay una cantidad inherente de estrés que viene con los viajes, especialmente durante una pandemia. ¿Qué dice la ciencia sobre cuánto ayudan realmente las vacaciones a reducir el estrés? ¿Y qué puedes hacer para sacar el máximo provecho de los tuyos?

Resulta que, y la evidencia es muy clara al respecto, que un beneficio psicológico principal de irse de vacaciones es la anticipación de uno. Hay muchos estudios que muestran que los vacacionistas ven los beneficios más fuertes en su salud mental y física en las semanas previas a sus vacaciones.

Un estudio, realizado por investigadores en los Países Bajos, midió los efectos de las vacaciones en la felicidad. Los investigadores encontraron que el acto de planificar unas vacaciones produce un aumento mucho mayor en la felicidad: hasta ocho semanas adicionales de mejores estados de ánimo al anticipar las vacaciones. También encontraron que las vacaciones condujeron a un aumento inmediato de la felicidad, pero esas mejoras se desvanecen en unas pocas semanas.

Resulta que la forma en que pasas tu tiempo de vacaciones también es importante. Un estudio de 2016 publicado por la Universidad de Massachusetts Amherst encuestó a más de 800 vacacionistas para determinar si las vacaciones alivian el estrés o mejoran la satisfacción con la vida. El estudio identificó algunos atributos de las vacaciones que conducen al alivio del estrés. Las personas que perciben que tienen control sobre sus planes de viaje tienen más probabilidades de sentirse menos estresadas después de unas vacaciones. Dominar una nueva habilidad y separarse psicológicamente del trabajo durante las vacaciones también ayuda a reducir los niveles de estrés. El estudio también encontró que las vacaciones más largas brindan más oportunidades para lograr estos objetivos, lo que produce mayores beneficios.

Otro estudio publicado por investigadores finlandeses siguió a casi 200 personas que tomaron vacaciones de deportes de invierno y viajes prolongados de fin de semana. Los investigadores midieron seis indicadores antes, durante y después de los viajes: estado de salud, estado de ánimo, tensión, nivel de energía, fatiga y satisfacción. Las personas en ambos grupos, aquellos que tomaron viajes de fin de semana y vacaciones más largas, informaron niveles más altos de bienestar antes y durante las vacaciones.

Además de los beneficios antes y durante las vacaciones, hay alguna evidencia de que las personas experimentan un beneficio psicológico al recordar la felicidad que experimentaron en vacaciones durante los tiempos difíciles. La investigación sobre la memoria nos dice que este tipo de recuerdos positivos pueden servir como un recurso psicológico a lo largo de la vida. Los estudios también muestran que las vacaciones pueden construir relaciones. Es más probable que las personas tengan más conversaciones de mayor calidad con las personas con las que vacacionan. Las vacaciones sirven como una experiencia de vinculación, y también pueden ayudar a poner la vida en perspectiva y mejorar el significado, factores que en última instancia mejoran la resiliencia psicológica.

El mensaje final sería el siguiente: ¡Esas próximas vacaciones son realmente buenas para ti! La evidencia muestra que te sentirás feliz y emocionado en las semanas previas a tu viaje, tendrás la oportunidad de vincularte con tus compañeros de viaje y encontrar significado en tu vida, y los recuerdos de tu viaje te ayudarán a reforzar tu espíritu durante los tiempos difíciles que se avecinan.

Fuente: psychologytoday.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.