El compartir el mismo reto con nuestra pareja nos puede ayudar a cambiar malos hábitos por buenos

Los estilos de vida poco sanos son una causa principal de muerte en todo el mundo. Los riesgos clave en el estilo de vida se hallan en el tabaco, el exceso de peso, la inactividad física, una dieta deficiente, y el consumo de alcohol o drogas. Cambiar malos hábitos por otros buenos puede reducir el riesgo de padecer enfermedades, incluyendo el cáncer. Pero a veces se necesita mucha fuerza de voluntad para dejar malos hábitos y adoptar otros buenos.

Sin embargo una investigación revela qué hay más probabilidades para una persona que deje de fumar, adopte una rutina de ejercicio físico para estar en forma o siga un régimen para perder peso, cuando su pareja está afrontando ese mismo reto o lo anima y apoya para hacerlo.

Investigadores del University College de Londres en el Reino Unido, analizaron los datos de 3.722 matrimonios y parejas para encontrar evidencias sobre el grado de influencia que tiene la pareja para que una persona cambia de hábitos.

Los investigadores del presente estudio constataron que las personas tienen un mayor éxito a la hora de adoptar hábitos saludables si su compañero o compañera realizan también cambios positivos. Por ejemplo, entre las mujeres que fumaban, el 50 por ciento conseguía dejarlo si su pareja hacía lo propio al mismo tiempo. El porcentaje de éxito bajaba al 17 por ciento en las mujeres cuyas parejas ya no fumaban, y era de tan solo el 8 por ciento en aquellas cuyo cónyuge o compañero era fumador habitual.

En el estudio se encontró asimismo que los hombres se ven igualmente influenciados por sus parejas y que tenían más probabilidades de dejar de fumar o perder peso si su pareja efectuaba el mismo cambio de comportamiento.

Como conclusión del estudio se puede señalar que el compartir el mismo reto con nuestra pareja nos hace más fuertes por lo que es una buena alternativa de acción que también pueden sugerir los terapeutas de pareja tanto para que sus pacientes o clientes abandonen un mal hábito como también emprender otras actividades positivas y sanas que los una más y fortalezca la relación.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com

Deja un comentario