El uso de frecuencias específicas de luz podrían disminuir considerablemente el dolor

Una nueva investigación realizada en la Universidad de Texas en Arlington revela por primera vez cómo una pequeña área del cerebro puede ser estimulada ópticamente para controlar el dolor. Los investigadores encontraron que mediante el uso de frecuencias específicas de luz para modular una pequeña región del cerebro llamada la corteza cingulada anterior, o ACC, podrían disminuir considerablemente el dolor en ratones de laboratorio.

Los resultados demuestran claramente, por primera vez, que la estimulación de las neuronas inhibidoras optogenético en ACC conduce a la disminución de la actividad neuronal y una reducción dramática del comportamiento del dolor.

La investigación se centró en los irritantes químicos y dolor mecánico, como la vivida tras un pinchazo o pellizco. Los investigadores comentaron que los resultados podrían conducir a una mayor comprensión de las vías y estrategias para el manejo del dolor crónico, que a menudo conduce a un deterioro grave de las funciones psicológicas y físicas normales de dolor.

Los resultados de esta investigación podrían conducir a métodos menos invasivos para el tratamiento de los tipos más graves de dolor.

Fuente: Science Daily, 26 de Febrero del 2015. “Optogenetic stimulation of the brain to control pain demonstrated in study.”

Deja un comentario