DINERO

Un nuevo estudio sugiere que los extrovertidos tienen tasas de ahorro bajas

Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Jacob Hirsh, profesor de la Universidad de Toronto, dice que el tema de la investigación a la que hacemos referencia, surgió de su interés en cómo nuestra personalidad afecta nuestra toma de decisiones. En el estudio, Hirsh observó los efectos de la personalidad en el ahorro a través de poblaciones enteras.

En su anterior trabajo, Hirsh había demostrado que las personas más extrovertidas tienden a elegir las recompensas más pequeñas, cuando estas son inmediatas en lugar de las más grandes, cuando hay un retraso en la recompensa.

“Los extrovertidos son mucho más sensibles a las recompensas, lo que hace que sea más difícil para ellos superar su deseo de gratificación inmediata”, dijo Hirsh. “Cuando se trata de la toma de decisiones financieras, esto puede contribuir a los gastos impulsivos, altas deudas en tarjetas de crédito, y ahorros reducidos.”

Por lo tanto, si los rasgos de personalidad están relacionados con el comportamiento de ahorro individual, ¿qué pasaría cuando poblaciones enteras difieren en sus características de personalidad?. Para contestar esta pregunta Hirsh examinó tres estudios diferentes que en conjuntos arrojaron datos interesantes.

En el primer estudio, Hirsh encontró una correlación entre los niveles de extroversión de los estadounidenses y los cambios en la tasa de ahorro personal en el tiempo. Durante el mismo período en que las tasas de ahorro de los EE.UU. sufrieron un fuerte descenso, hubo un aumento correspondiente en los niveles de extroversión de los estadounidenses.

En un segundo estudio, Hirsh encontró que en los EE.UU. en las poblaciones con los niveles de extroversión más altos tendieron a destinar sus ingresos hacia el consumo inmediato, en lugar de establecer dinero para ahorrar.

Un último estudio examinó cómo los niveles promedio de extroversión de diferentes países estaban relacionados con el ahorro nacional bruto como porcentaje del PIB (producto interno bruto).

“Al analizar los resultados de los tres estudios, se observó que surgió el mismo patrón en cada uno de ellos “, dijo Hirsh.

“Cuanto más extrovertida es la población, existe una menor tasa de ahorro, aun tomando en cuenta las diferencias de la población en edad, esperanza de vida y nivel socioeconómico.”

Aunque el patrón fue consistente en todos los estudios, Hirsh advierte que la correlación no garantiza la causalidad.

“No podemos estar seguros de la dirección de la causalidad aquí”, dijo, “pero en la medida que el ahorro refleja elecciones individuales, no hay razón para pensar que los rasgos de personalidad de hecho pueden tener una influencia causal”.

Estos resultados son muy importantes para saber cómo la psicología de la personalidad puede contribuir en la toma de decisiones financieras y el comportamiento económico.

“Sabemos que los rasgos de personalidad tienen una poderosa influencia en los resultados de un individuo en su vida”, dijo finalmente Hirsh. “Sólo estamos empezando a comprender las consecuencias sociales y económicas más amplias de estas diferencias de personalidad.”

Fuente: Revista Personality and Individual Differences

Deja un comentario