AUTOAYUDA

Los micromomentos son grandes oportunidades de felicidad

felicidad eudemónica
Curación de Contenido por Gustavo Novelo

Los micromomentos son grandes oportunidades de felicidad.

Se ha dicho que las emociones positivas expanden nuestra conciencia de maneras que nos ayudan a resolver problemas. Para Barbara Frederickson, autora de Positivity: Top-Notch Research Reveals the Upward Spiral That Will Change Your Life (Positividad: investigación de primer nivel revela la espiral ascendente que cambiará tu vida), las emociones positivas se construyen unas sobre otras de maneras que se extienden más allá del momento presente.

En lugar de centrarse en desarrollar un hábito general o de felicidad que todo lo abarque, sostiene Frederickson, debemos centrarnos en pequeños “micromomentos” u oportunidades de felicidad. Es a partir de estos momentos que podemos ampliar y construir sobre un objetivo más amplio de felicidad más duradera.

Entonces, ¿cuántos “micromomentos” necesitamos?

En sus primeros trabajos con Marcial Losada, Frederickson respondió esta pregunta. En lo que ahora se conoce como la “línea Losada”, Frederickson y Losada mostraron que la proporción de emociones positivas a negativas que fomenta el florecimiento, el aprendizaje, el optimismo e incluso la superación de varios factores fisiológicos negativos que acompañan a las emociones negativas, es efectivamente de 2.93 o tres emociones por cada negativo.

En un estudio, Frederickson pidió a 86 participantes que enviasen informes diarios de emociones, en lugar de enfocarse en preguntas más generales y más amplias, tales como: “Durante los últimos meses, ¿cuánta alegría sentiste?”

Lo que Frederickson descubrió fue que no solo era necesario el nivel de emociones positivas para crear beneficios notables, sino que lo que era más importante aún, construir una dieta diaria de emociones positivas no requería desterrar todas las emociones negativas o adoptar ilusiones positivas poco realistas que requieren negar las partes difíciles de la vida.

Frederickson explica: “Los niveles de emociones positivas que produjeron buenos beneficios no fueron extremos. Los participantes con niveles promedio y estables de emociones positivas aún mostraron un crecimiento en la capacidad de recuperación incluso cuando sus días incluían emociones negativas”.

“Este estudio muestra que si la felicidad es algo que deseas de la vida, enfocarse diariamente en los pequeños momentos y cultivar emociones positivas es el camino a seguir. Esos pequeños momentos permiten que florezcan las emociones positivas, y eso nos ayuda a ser más abiertos. Esa apertura nos ayuda a construir recursos que pueden ayudarnos a superar mejor la adversidad y el estrés, evitar la depresión y seguir creciendo”.

El trabajo de Frederickson demuestra lo que muchos en el campo del cambio conductual saben que es cierto: un cambio cualitativo más grande comienza con pequeños pasos mensurables y cuantitativos. Sin embargo, otro estudio interesante valida otra verdad importante sobre la felicidad: la felicidad no es la misma para todos.

Reclutando 337 estudiantes de pregrado, Bernardo J. Carducci, director del Instituto de Investigación Shyness en Indiana University Southeast, les hizo completar una encuesta en línea que midió aspectos de la felicidad, la afiliación social y el impulso para alcanzar los objetivos. La encuesta incluyó la Escala de Satisfacción con la Vida, la Escala de Afecto Positivo/Negativo y una Encuesta de Estrategias de Felicidad de 44 ítems.

Comparando las estrategias de felicidad usadas tanto por estudiantes extrovertidos como por estudiantes con menos inclinación social, Carducci encontró que las personas felices que son menos extrovertidas confiaban menos en festejar y beber para ser felices y más en las conexiones con familiares y amigos o estrategias cognitivas, como el pensamiento positivo.

Además, Carducci descubrió una conexión interesante entre el comportamiento orientado a objetivos y los niveles de felicidad. Aquellos estudiantes universitarios que resultaron estar más orientados a los objetivos y más centrados fueron, en promedio, significativamente más felices.

Carducci explica: “Cuando observas lo que estas personas hacen de manera diferente, se involucran en un ocio más útil, en lugar de estar sentados y viendo la televisión. No van a discotecas tanto como los demás. Pasan más tiempo en lo que llamamos reflexión espiritual. Ellos escriben en diarios. Estas son las clases de personas que tienden a ser más felices. Estas también son las personas que se gradúan principalmente de la universidad”.

Si bien los resultados de Carducci pueden contradecir la típica receta de felicidad de los estudiantes universitarios, un amplio tiempo de ocio, grandes cantidades de fiestas y estudios mínimos (quizás solo cuando se los obliga), subrayan la diferencia entre lo que Martin Seligman llama felicidad eudemónica, o arraigado en el significado y la realización, y la felicidad hedónica, aquello que se basa en el placer. Como señala Seligman, mientras que la felicidad hedónica puede dar a la felicidad un impulso efímero, es la felicidad eudemónica que perdura en el curso de una vida.

La felicidad puede ser diferente para todos, pero el objetivo no tiene que estar fuera del alcance de nadie. De hecho, podría ser tan simple como darse cuenta de los pequeños micromomentos de felicidad que, cuando se entrelazan, conducen a un cambio cualitativo, o lo que Frederickson podría llamar, una “espiral ascendente de felicidad”.

Entonces, ¿qué micromomentos has notado hoy?

Fuente: blogs.psychcentral.com

Deja un comentario